Las témporas: una tradición centenaria

A raíz de una amena conversación que tuve hace muy pocos días con mi  vecino y amigo José María Alejos (un tipo excelente donde los  haya) decidí escribir una entrada sobre las témporas; aquí comienza…

¿Te gusta la meteorología?, a mi muchísimo. Desde que era muy pequeño siempre me atrajo el tema de la previsión del tiempo; el hecho de que el hombre fuera capaz de “pronosticar” el tiempo que iba a hacer en las próximas horas o días me maravillaba, dada la variedad de condiciones meteorológicas que puede darse entre un día y el siguiente, o incluso en un mismo día (en áreas de montaña como la nuestra eso suele ser muy habitual).

Pero volvamos al tema que nos ocupa, ¿Cuál era el método que tenían nuestros antepasados para intentar conocer anticipadamente qué tiempo iba a hacer? Pues para ello utilizaban las témporas. Este método es especialmente utilizado en la zona norte de España, sobre todo en Cantabria  y zonas limítrofes, con una gran raigambre en la Montaña Palentina.

Lo primero sería saber ¿de dónde procede el nombre de témporas? Tempora es el plural de la palabra latina tempus (tiempo y estación); al castellanizarse siempre se usó en plural, pasando a denominarse “témporas”.

La tradición de su utilización es centenaria, y hasta no hace mucho las cuatro témporas se incluían en el calendario litúrgico de la Iglesia Católica, correspondiendo cada uno de ellas a los 3 días de ayuno que había que guardar antes del comienzo de cada estación.

De ahí, que las témporas se calculan para cada estación y siempre son 3 días: miércoles, viernes y sábado, según estas fechas:

  • Témporas de Primavera (o Primeras): Son el miércoles, viernes y sábado de la segunda semana de Cuaresma; si no conoces las fechas de la liturgia católica, como era mi caso, la Cuaresma son los 40 días que van desde el Miércoles de Ceniza hasta el Domingo de Ramos (este día es el primero de la Semana Santa, para que lo veas más claro).
  • Témporas de Verano (o Segundas): Son el miércoles, viernes y sábado de la primera semana después del día de Pentecostés; otra cosa  (de tantas, por suerte) que tampoco sabía: ese día es el segundo Domingo más importante para el rito católico, después del Domingo de Resurrección. Este año 2014 fue el pasado 8 de junio.
  • Témporas de Otoño (o Terceras): Son el miércoles, viernes y sábado siguientes  al 14 de septiembre, día de la Exaltación de la Santa Cruz. Si este día cae en miércoles, entonces las témporas serán el miércoles, viernes y sábado de la semana siguiente.
  • Témporas de Invierno (o Cuartas): Son el miércoles, viernes y sábado siguientes al 13 de diciembre, día de Santa Lucía. Si este día cae en miércoles, entonces las témporas serán el miércoles, viernes y sábado de la semana siguiente. Por lo tanto, y si no estoy equivocado, este año 2014 serán durante los días  17, 19  y 20 de diciembre.

Como has podido comprobar, conocer los días exactos tiene su historia….

Para realizar la predicción meteorológica deberemos observar el viento que predomina en las témporas correspondientes, sobre todo la dirección del mismo.

Los dos métodos de predicción son:

1.- Basada en el viento (el método más habitual): La estación siguiente  a las témporas tendrá como viento predominante aquél que haya sido el que hubo durante sus témporas (hay quien observa únicamente la dirección del viento a las 00.00 horas de cada día de témporas). Dependiendo del efecto que el viento predominante tenga en cada zona, ese será el tiempo que hará durante la estación, de manera general. Por ejemplo, si en la Montaña Palentina durante  las témporas de invierno observamos que el viento predominante es Viento Sur, se esperará un invierno seco y soleado.

2.- Basada en la observación independiente de cada día de témporas: Según este sistema, observaremos el tiempo que hace en cada uno de los tres días de témporas: cada mes de la estación siguiente tendrá el mismo tiempo que cada uno de los días de témporas respectivos.

Hay otros sistemas utilizados en otras zonas de España, siendo el más conocido el de las cabañuelas (en el centro u sur de la península), que consisten en prever el tiempo que hará durante doce meses en función de cómo haga en los primeros veinticuatro días de agosto.

A pesar de que es un método basado en la superstición, se trata de un método popular que tenía gran importancia en el campo. Era muy importante conocer si durante la época de siega iba a llover o si el invierno sería muy frío y con mucha nieve, con el fin de prepararse para afrontarlo de  forma adecuada.

San Salvador de Cantamuda (16 nov 2013)
San Salvador de Cantamuda (16/11/2013)

En mi opinión no tiene base científica alguna, pero lo más importante es que se trata de una bonita tradición que a mí al menos me gusta conocer y que trato de divulgar, puesto que es un aspecto más de la cultura y de las tradiciones de nuestra comarca.

Espero que lo apuntado en este artículo te  sirva como referencia  si alguna vez  escuchas a alguien decir que “han quedado las témporas de Norte”…… nunca mejor dicho, en referencia al nombre de este blog.

Sigue tu norte!!!

 

Responsable: César González Díez, siendo la finalidad el envío de publicaciones así como correos comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en servidores en la Unión Europea gestionados por ManuelLago.com. Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@norterapia.com

Responsable: César González Díez, siendo la finalidad el envío de publicaciones así como correos comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en servidores en la Unión Europea gestionados por ManuelLago.com. Podrás ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@norterapia.com